AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

sábado, 25 de marzo de 2017

CAREX HALLERIANA

Los lastoncillos, que alfombran el paso sobre los cascajos, ya están de primavera
   
Lastoncillo   Carex halleriana
   “El señor Verloc oyó el débil zumbido de una mosca que chocaba contra el vidrio de la ventana 
   –su primera mosca del año- anunciando la cercanía de la primavera con más claridad 
    que toda una bandada de golondrinas.”                  Joseph Conrad    El agente secreto, pag. 31
   
Endrinos  Prunus spinosa
Ya tenemos a las golondrinas parloteando y la fragancia de violetas y endrinos ha reanimado el zumbido de los insectos. Los endrinos nos atraen desde las lindes de los  campos, con sus flores blancas y sus aromas penetrantes. 
En los taludes y riberas, las violetas, abundantes y olorosas, no se muestran ahora ni humildes ni discretas.
Estas cualidades habría que aplicarlas, más bien, a estos cárex, los lastoncillos, que ni son fragantes ni tienen pétalos de colores llamativos.


Lastoncillo   Carex halleriana


Los lastoncillos son unas macollas que me encuentro entre cascajos y arenas, también cerca de las orillas de nuestros ríos. 
No parece que se conserve su nombre en euskera, aunque según el diccionario de la RAE la raíz nominal, lasto = paja, brote de la lengua vasca. 
Suaves en apariencia, los lastoncillos tienen hojas con bordes aserrados, cuya capacidad de corte se recomienda probar con sumo cuidado. Este efecto lacerante está advertido en su mismo nombre, cárex –kárcharos, cortante que estaría más claro, si el tiempo no hubiera limado algunos fonemas de la palabra y entendiéramos griego antiguo. 



Lastoncillo   Carex halleriana


Y entender, y prestar  mucha atención a la jerga botánica, es lo que debo hacer para acertar con el nombre específico de los cárex. Éstos, los halleriana, los puedo identificar con cierta seguridad fijándome en algunos caracteres. Por una parte, en el extremo de un largo pedúnculo de sección triangular tienen una espiga con numerosos estambres alargados amarillos, de cuyo polen aún no he sentido el efecto alérgico –toco madera-.
Por otra parte, debajo de esa espiga llamativa aparecen otras espigas de las que surgen los estigmas retorcidos y blanquecinos de los pistilos. Estas espigas tienen un finísimo pedúnculo, adherido al más grueso y que me sirve para identificarlo específicamente como halleriana. 

Lastoncillo   Carex halleriana


El nombre específico halleriana se lo debemos al botánico aragonés Ignacio Jordán Claudio de Asso y del Río que, como buen ilustrado del S.XVIII, era conocedor, entre otras, de la lengua  griega y tenía entrada en círculos científicos europeos. Al fin y al cabo, en la época eran cuatro los científicos ilustres, cultos y pudientes y por estos lares, para qué buscar, ¿o, no? Así  que don Ignacio se acordó de otro, del fisiólogo antivolteriano Albrecht von Haller, quien también tuvo tiempo para darle a todo, y a él le dedicó este cárex, frecuente en estos pagos. 
Enciclopédicos ambos e ignorados hoy, pero ¡vaya si memorizamos la lista de reyes godos y la delantera de los magníficos del Real Zaragoza!


Lastoncillo   Carex halleriana


Si estos ilustres están hoy eclipsados, 
algo parecido les deben de pasar a los lastoncillos del norte de Francia, puesto que han puesto normas para su protección y conservación. Para evitar su extinción en Île de France, en los alrededores de París, está prohibido su “destrucción, corte, mutilación, desarraigo, recoger o tomar, la venta ambulante, uso, oferta para la venta o compra” desde el año 1991
No creo, sin embargo, que el empleo abusivo de los carex en el relleno de los borceguís empleados para soportar los fríos polares haya sido un factor influyente, dado lo antiguo de este uso en zonas norteñas.





Solo hay un paso desde una planta discreta a unos ilustres olvidados , 
pero sólo si lo doy sobre lastancillos floridos

Lastoncillo   Carex halleriana

martes, 7 de marzo de 2017

CONSOLIDA PUBESCENS

Entre espuelas, rastrojos  y soles de verano, asoman unas florecillas delicadas
     
Consolida pubescens
Consolida pubescens


Esa mañana de finales de agosto eché a andar con una de esas melodías que se pegan y que te las repites una y otra vez, aunque no quieras. Acababa de oír en la radio la melodía del desfile de los montescos del  ballet  Romeo y Julieta  y esas notas angustiosas, imponentes y machaconas  las llevaba bien atornilladas mientras andaba. 
Debió de ser una premonición: me iba a encontrar con unas flores nuevas, las espuelas de caballero. 

Consolida pubescens







Estas espuelas florales, además de ser de caballero, pueden ser espuelas de dama, de doncella, de enamorado, de galán, de  delfín e, incluso, espuelas de las mieses, pero  hoy día sin nombre en euskera. 
El aspecto, sin embargo, es más de espolón (blandito, eso sí) que de espuela estrellada y punzante.  
¡Ah, la arbitrariedad de los nombres¡
Consolida pubescens















Visto que uno de los nombres hace alusión a las mieses, debo admitir que esa alusión tiene sentido, puesto que  florece en los sembrados.  Pero…  no cuando las mieses se desarrollan, sino cuando han sido segadas. Los rastrojos agostados de final del verano suelen ser su hábitat,  por esta zona al menos. 
Puedo suponer que, dada su delicadeza, se ampara en las ásperas pajas de las rastrojeras, tratando de evitar el asalto de los rebaños.

Consolida pubescens










Por otra parte, además, desarrollándose tras la cosecha, se ahorra tener que aguantar los trastornos ocasionados por los herbicidas agrícolas, tan celosos de guardar la cuenta de resultados de los agricultores, de las industrias fitosanitarias y de los compradores de pan, que lo queremos bueno, bonito, barato y calentito.  
Según estudios de la Universidad de Lérida, es una de las pocas especies que se resiste a dejarse influir por los herbicidas.







Consolida pubescens



Es raro, pero no parece que tenga aplicaciones curativas, como las tienen muchas otras plantas. 
No obstante, su nombre botánico, consuelda, parece aludir a la propiedad que se le atribuía para soldar huesos y roturas. Esta extraordinaria facultar, quizá  haya parecido excesiva como para tomarla en consideración en el mundillo farmacéutico. Así pues,  no he llegado a poder consultar estudios sobre sus componentes o sus aplicaciones medicinales. 








Por las rastrojeras del saso, espero ver cada agosto 
estirar su espolón recurvado a las espuelas

Consolida pubescens