AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

viernes, 16 de diciembre de 2016

MEDICAGO RIGIDULA

Leguminosas con formas caprichosas que alimentan el capricho de la vida
     
Medicago rigidula
Medicago rigidula


Llega a su fin el Año de las legumbres, según propuesta de la ONU, y qué atrás se me ha quedado la leguminosa Colutea arborescens con que inicié el año. En este tiempo, se han repetido las calamidades climáticas, la recogida de alimentos y de juguetes, las penurias de las migraciones, el dolor de las muertes y la alegría de los nacimientos. Ha sido un año más, como cualquiera, y hoy termino con fotos de una de leguminosa forrajera, una mielga, la Medicago rigidula, que en el nombre trae resonancia de la Media, el país de los medos de Persia, según el origen que le da el naturalista romano Plinio.
Medicago rigidula





Así que de Media migró a Grecia y, muchos siglos después, de Europa saltó a Norteamérica. Allí, en algún momento del S.XIX, la identificaron por primera vez brotando en la zona de desechos de una fábrica de cardado de lana en Massachusetts. Viendo el mapa de distribución mundial, no parece que fuera recibida al otro del Atlántico con el mismo entusiasmo como lo fue por aquí. Pensaré que fue lo inhóspito del clima, y no las trabas aduaneras o las condiciones laborales de la empresa de cardado, las que impidieran su difusión por USA.
Medicago rigidula



En nuestra zona debió tener valor forrajero para el alimento natural del habitual ganado lanar. Actualmente se estudia su difusión en terrenos baldíos y de secano tratando de reducir la erosión y la desertización, así como el aprovechamiento de los cortafuegos para el desarrollo de vegetación con interés forrajero con la que proporcionar alimentación al ganado de la zona, siguiendo el modelo de cuidado forestal desarrollado al sur de Francia. 
En cualquier caso, las vainas enrolladas que guardan las semillas, características del género medicago, tienen en esta especie una envoltura pelosa y unas prominencias de aspecto algo rígido (rigidula), que no asustan a sus consumidores lanosos.
Medicago rigidula





Además del interés conservacionista y ganadero, esta mielga tiene interés agrícola. El empleo de las mielgas en cultivos rotativos, proporciona nitrógeno al suelo de manera natural, función conocida de las leguminosas. Esta función la realizan por medio de bacterias anidadas en los nódulos de las raíces con las que mantienen una relación de mutualismo: los nutrientes de las plantas les sirven a ciertas bacterias, como las rhizobium, y éstas proporcionan el nitrógeno que las medicagos necesitan para su desarrollo celular. 
Está visto que el comercio cambiario es bastante anterior a los navegantes fenicios.

Medicago rigidula






Esta forma de abonado natural no es la única que se produce en el suelo que alberga estas mielgas. Entre las raíces circulan variedad de lombrices que deben encontrar saludables las bacterias y a su vez orean y abonan el suelo con sus deposiciones. 
Todo esto me da idea de la complejidad de los ecosistemas que nos rodean y que tan impunemente se destruyen por intervenciones humanas difícilmente justificables.







    
       Cantaremos este año: 
La Nochebuena se viene... tururú; el año de las legumbres se va... 
     
Medicago rigidula

martes, 6 de diciembre de 2016

SILENE CONICA

Los misterios de la vida escondidos en una pequeña planta ventruda
                 
Silene conica                        
Silene conica



Estos días de diciembre, en los que desfilan personajes orondos (Santa Claus, Olentzero, Papá Noel), viene al pelo recordar al también rechoncho y mitológico Sileno,  sátiro barrigudo y fiestero, que da nombre a esta planta. 
Los botánicos ilustrados del S.XVIII debieron ver cierta conexión entre la forma ventruda de estos capítulos florales y el aspecto panzudo del sátiro de las silvas. Remataron el trabajo poniendo oportunamente el nombre de cónica a la especie; pero sin tilde, que está en latín.





Silene conica




Esta planta es rara de ver en esta zona. De hecho, éstas son las únicas fotos que tengo de ella, hechas hace más de cuatro años, a finales de abril. Debió de ser una sola planta y solo tenía abierta una flor; las  demás ya estaban marchitas. No la he vuelto a fotografiar. Y son muchas las veces que he andado por Arenas, donde la vi esa única vez. ¿Se habrá extinguido en esa zona tan visitada por pescadores y domingueros?






Silene conica




Es planta de hábitats arenosos y soleados, como es ese punto de la orilla del río Aragón. Espero que no le haya ocurrido lo que en Escocia o Austria, que la dan por perdida y que no llegue a estar en peligro de extinción, como le ocurre en los arenales de Maguncia
Por fortuna, eso no sucede en la costa mediterránea francesa, donde aparece como frecuente entre las plantas de los arenales costeros



Silene conica




Aquella lejana mañana de abril, quizá traté de percibir el aroma de esa flor; no lo sé. De cualquier modo, habría sido inútil. Era media mañana cuando la fotografié y por ser de día no habría percibido fragancia alguna. Sin embargo, si lo hubiera hecho a la luz de la luna, podría haber notado su fragancia. Esta silene es una de las flores que curiosamente son olorosas sólo de noche. Algunas de ellas lo llevan en el nombre, como los dondiego de noche, el galán de noche o la también silene, Silene nutans, que como otras prefieren ser polinizadas por los insectos noctámbulos, cualidad ésta, no exclusiva de algunos humanos.




Silene conica



Me ha sorprendido saber que la bioquímica se haya detenido a examinar esta planta, con bastante más atención que yo ¡claro!, por haber encontrado de interés sus mitocondrias con su ADN mitocondrial. ¡Quién me lo iba a decir! Debe ser llamativamente rápida su mutación mitocondrial y posee el más extenso genoma mitocondrial, datos que se estudian en la evolución de los seres vivos, las enfermedades degenerativas o la herencia femenina, entre diversos asuntos técnicos
¡Cuidado! que esto es como meterse en el Aragón con chancletas; patinazo seguro. 





    
Una oscura fragancia oculta misterios científicos en la arena, a orillas del río Aragón
             
Silene conica