AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

sábado, 16 de julio de 2016

BRACHYPODIUM PINNATUM

Lastones pertinaces entre bojes, o yerbas floridas con nombre chocante
   
Brachypodium pinnatum

Brachypodium pinnatum



En el patio de casa tenemos un seto de boj que acostumbro a podar en invierno para que luzca un vivo color verde en primavera y mantenga un aspecto horizontal y delimitador. Ocurre que prontamente sobresalen de manera llamativa unas yerbas que Juanita, siempre tan dispuesta, se empeña en arrancar cada vez que pasa cerca. Yo he desistido de hacer desaparecer estas “malas hierbas”, malezas (malitia = maldad, en latín), por más que rompan el aspecto lineal del seto. Creo que, con su tenacidad por descollar, han contribuido a despertar mi interés por las gramíneas y su formas florales, de por sí veladas y poco llamativas.

Brachypodium pinnatum




Las discretas flores de las gramíneas tienen los elementos reproductores básicos de otras flores: estambres con el polen y pistilos con los óvulos. Carecen, sin embargo, de unos pétalos vistosos para resultar atractivas a los insectos y la fecundación la fían al viento, sobre todo. Pero, no sólo. Estas yerbas de nuestro seto, lastones o alka, han desarrollado una forma particular de expansión mediante tallos subterráneos: los rizomas. Los rizomas crecen horizontalmente entre las raíces de los bojes, echan nuevas raíces y solo aflora la parte aérea del tallo de la planta. Podar los tallos visibles, le tendré que explicar a Juanita, no hacer sino fortalecer a lo lastones, que siguen creciendo bajo el suelo.

Brachypodium pinnatum


Estos lastones reciben un nombre botánico enigmático para quien como yo no tiene conocimientos de griego: Brachypodium pinnatum. Sin embargo, con la ayuda de la web Acta Plantarum, comprendo que son palabras descriptivas de la espiga que remata la parte aérea de la planta. La espiga está formada por espiguillas, cada una con varias flores que producirán sendas semillas. Estas espiguillas se unen al eje del tallo mediante un insignificante pedúnculo o corto - pie (brachi – pódium) y cuyas flores tienen estambres colgantes y estilo con apariencia plumosa (pinnatum). 
Todo se ve mejor con lupa y con un diccionario de lenguas clásicas.
Brachypodium pinnatum



Lupa, agudeza visual de observador y buena mano de dibujante es la que debió utilizar Ambroise Marie François Joseph Palisot de Beauvois (Beauv para sus amigos botánicos), quien publicó en 1812 una monografía sobre las gramíneas titulado: Essai d´une Nouvelle Agrostographie, y en el que la describe.  En esta publicación, “un ensayo susceptible de cambios y mejoras”, detalla los elementos florales de las gramíneas, las clasifica atendiendo a los caracteres diferenciadores, resume el conjunto en un cuadro esquemático, describe multitud de especies dando razón de sus nombres y concluye con 25 planchas con múltiples dibujos detallados, que todavía vemos reproducidos en publicaciones actuales. El trabajo se merecía un autor con nombre tan extenso.
Brachypodium pinnatum






Esta yerba, Brachypodium pinnatum, lastón o alka, es frecuente desde esta zona hacia el norte de Navarra. Podría parecer que su difusión ayudaría a tener pastos interesantes para la alimentación del ganado. Sin embargo, no es así por su mala digestibilidad: el ganado lanar o vacuno rehúsa su consumo. Es por esto que varios estudios tratan de conocer con detalle su expansión utilizando medios sofisticados como la teledetección aérea. Esto es debido a que, aun siendo una planta autóctona, no parece que su difusión descontrolada sea conveniente para la diversidad vegetal y el sostenimiento de pastos, máxime cuando los incendios facilitan su difusión, en razón de su carácter rizomatoso. Tanto es así que numerosas investigaciones tratan de encontrar sistemas de erradicación.



Dudo ahora entre considerarla una resistente digna de admiración 
o una aborrecible ocupadora
    
Brachypodium pinnatum