AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

martes, 18 de marzo de 2014

SCANDIX PECTEN-VENERIS

El peine de Venus peina los vientos bajo los almendros

Scandix pecten-veneris
Scandix pecten-veneris
Bajo los almendros, ahora floridos, próximos a la vía verde del tren del Irati, ya han aparecido estas plantitas en la tierra labrada. Tienen flores con cinco pétalos blancos, pero uno llamativamente mayor que los demás. El tamaño de sus frutos será otra curiosidad: se alargarán de manera desmesurada en relación con la pequeña zona ocupada por las semillas. De esta manera las florecitas tomarán la forma de peineta, peine de Venus (pecten-veneris), con largas púas (scandix) o agujas de pastor.

Scandix pecten-veneris

El peine de Venus se considera una planta arvense, una de esas plantas que aparecen en los cultivos como la primavera, sin que nadie sepa cómo ha sido. Dicho de otra manera, es una maleza, una mala hierba que hay que erradicar por lo civil o lo militar,  con herbicidas o con la azada. Empero, las plantas arvenses tienen aspectos favorables que los trabajos agrícolas actuales desaprovechan por mor del resultado inmediato.


Scandix pecten-veneris
Puede parecer que, por conocidas, los botánicos desatienden las plantas arvenses, salvo para tesis doctorales. Pues no; muy al contrario, el estudio de las malas hierbas es una rama vigorosa de la botánica aplicada, la malherbología. Esta rama está cuidada por un amplio espectro de colectivos como son los ecólogos,  los laboratorios de empresas multinacionales del sector agrícola o la universidad y sin olvidar a los malherbólogos de la SEMh.


Scandix pecten-veneris

Por aquí, además,  es corriente ver los peines de Venus en los bordes de los sembrados a los que no ha alcanzado el herbicida, junto a otras plantas segetales. Este conjunto de plantas están sufriendo una notable recesión por la eficacia de los productos que tratan de evitar su desarrollo, en competencia con el de las mieses. Así, en zonas de Aragón se ha constatado la práctica desaparición de esta especie en los cultivos.

Scandix pecten-veneris




La desaparición de estas especies arvenses por las prácticas agrarias afecta a la beneficiosa diversidad de plantas e insectos y puede resultar contraproducente a medio plazo. Además, provoca que sean otras plantas más resistentes las que ocupen su lugar, con lo que la eficacia del sistema será costosa de sostener. Se plantean, por tanto, opciones alternativas sostenibles que protejan los cultivos agrícolas y pongan a su servicio las plantas arvenses, considerando sus aspectos beneficiosos.





Visto lo cual, “más vale malo conocido que bueno por conocer”,
 ¿es idea conservadora o conservacionista?
Scandix pecten-veneris

martes, 11 de marzo de 2014

LAMIUM AMPLEXICAULE

LAMIOS, CONEJITOS, GALLITOS, ORTIGA MUERTA... NOMBRES VARIADOS DE ESTA FLORECITA

Lamium amplexicaule
Lamium amplexicaule



Estamos disfrutando de unos días soleados, ahora que se nos va otro invierno tormentoso y lluvioso. En estos días templados de marzo estoy viendo florecer almendros, margaritas, verónicas, violetas o lamios: son las plantas que nos prometen un nuevo ciclo vegetativo y floral. 
Por aquí, los lamios son de las primeras plantas de cubrirse de flores y en el camino del trujal pugnan por hacerse ver entre las estelarias. Pero pronto, al comienzo de la primavera, los veremos en cualquier lugar despejado, al borde de los sembrados o bajo los almendros. 





Lamium amplexicaule




Estas plantitas tienen una amplia difusión por todo el mundo, al norte o al sur, al este o al oeste, en Noruega o Argentina, en Marruecos o Australia. 
La distribución global se refleja en los miles de páginas web que la mencionan, en los estudios que analizan sus componentes o en los libros que la  describen  .



Lamium amplexicaule




Nuevamente, su pequeño tamaño puede hacer que pasen desapercibidas a los paseantes de la foz, pero vistas de cerca les resultarán sorprendentes. Los lamios me recuerdan a un nido del que asoman los picos abiertos de los pollitos por encima de sus largos cuellos (lamios en griego). Con este aspecto curioso, o el de conejitos orejudos, los blogueros aficionados a la fotografía o a la botánica de cualquier parte del mundo lo recogemos en incontables páginas.




Lamium amplexicaule







A nosotros nos pueden pasar desapercibidos, pero los insectos himenópteros los tienen muy en cuenta: las abejas liban el polen y de paso fecundan los pistilos y las hormigas recogen y diseminan las semillas en cuanto caen. No hay duda que contando con tan abundantes y laboriosos amigos tienen asegurada su difusión planetaria, pese a contar con encarnizados enemigos.

Lamium amplexicaule



Curiosa me puede parecer a mí, pero para los agricultores es una maleza y la  persiguen sin descanso con variados herbicidas que destruyen sus hojas. En el mismo empeño, aunque por medios bien distintos, se ha ensayado evitar el empleo de herbicidas mediante la solarización de los terrenos hortícolas dedicados a cebollas o tomates: se presenta como como un sistema no contaminante que dificulta la germinación de “malas hierbas”, incluidos los lamios.




  

       Por fortuna para los lamios y para los que los contemplamos, 
aún no se ha llegado a cubrir de plásticos el planeta.

Lamium amplexicaule