AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

martes, 24 de septiembre de 2013

CAMPANULA ROTUNDIFOLIA

Cuando rotundo es sólo algo pequeño y redondo, que crece entre leyendas

Campanula rotundifolia

Campanula rotundifolia


A finales de verano suelen florecer estas campanillas en la foz, junto al cauce del Irati. Tengo que andarme con cuidado para no tropezar en las grietas de la roca entre las que crece. Me parecían unas campalillas graciosas, pero hasta  este año no he conseguido saber el nombre de la especie. Bien, ahora ya sé que estas campanillas azules son las rotundifolias.




Campanula rotundifolia
Me ocurría que no les veía las hojitas redondas que distinguen a la especie. La mayoría de sus hojas no son rotundas, es decir, no son redondas como una rotonda, como parece indicar su nombre. Muy al contrario, en muchas plantas sólo veía abundantes hojas estrechas, casi lineares. Pero, este año, por fin, he visto las dichosas hojas rotundas, redonditas y festoneadas, en la base de algunas plantas, casi tapadas por el otro tipo de hojas.

Campanula rotundifolia



Esta campanilla florece por zonas diversas de Navarra, como las sierras de Abodi o Zarikieta o por lugares como Madoz, Usun, Orbaitzeta o Baraibar, según se recoge en la Guía VisualY con todo ello, entre nosotros no tiene nombre vernáculo. 
Veo que es una planta frecuente, no sólo por aquí, sino por todo el hemisferio norte. Y así he podido ver fotos de ella a orillas del Lago Superior en USA, sobre rocas calizas parecidas a las de nuestra foz. 





Campanula rotundifolia



Dada su amplia difusión, tiene varios nombres en inglés y quizás el más extendido sea harebell, que no sé por qué me suena a cascabel. Harebell, es decir, la campana (bell) de las liebres (hare). Con este nombre, esta campanilla azul está asociada en los países del norte a las brujas, que con sus jugos hacían brebajes con los que se transformaban en liebres veloces. Así mismo, aparecen en numerosos cuentos de hadas malignas, trasgos y goblins, gnomos de leyendas nórdicas, hasta llegar a la mágica Hada Campanilla de Disney

Campanula rotundifolia






Los indios Haida la llamaban las “flores azules de la lluvia”. Cuidaban de que los niños no las arrancaran y en consecuencia lloviera
Para rematar, en Escocia, se llama bluebell y es el emblema del Clan de los MacDonald, hasta en Ohio.



    
No siempre lo rotundo es contundente, pero es de temer si se asocia a brujas, clanes o rotondas.
Campanula rotundifolia

martes, 10 de septiembre de 2013

BLACKSTONIA PERFOLIATA

Mediterránea con nombre inglés

Blackstonia perfoliata



Esta planta con flores amarillas es frecuente en verano por los pinares y baldíos del pueblo. No hacen falta trabajosos paseos por la sierra para verla repetidamente. El nombre botánico suena a inglés, como si por aquí fuera novedosa. Sin embargo, es originaria del entorno mediterráneo, en donde se la conoce como centáurea amarilla (otra vez con los centauros a vueltas) o clora en catalán.


Tiene las hojas opuestas y, al estar unidas, parecen estar atravesadas por el tallo (perfoliata), como las centáureas de color rosáceo. Al parecer, el color amarillo de los pétalos y otros caracteres, hicieron que el botánico y boticario William Hudson (1730-1793) las diferenciara en un nuevo género. A este nuevo género había que ponerle nombre y qué mejor que el apellido de otro botánico y boticario fallecido por entonces, John Blackstone (1713-1753). Así, los nombres de los dos botánicos nos han llegado unidos, como las hojas.


Como planta adventicia (mala hierba), se ha difundido por los alrededores del Mar del Plata, tanto en Uruguay como en Argentina. En esta época de Libre comercio, podríamos suponer que desde allí nos envían los "plumeros" a cambio de estas preciosidades. Ocurre que las blackstonias tienen unas semillas tan pequeñas, semillas polvo, que vuelan sin alas. Como en un milímetro entran tres, vuelan con nosotros en los aviones tan felizmente y sin ser detectadas.



La blackstonia ha debido de tener algunas aplicaciones curativas, como indica su nombre en euskera: tentsio-belarra, la hierba para la tensión. Sin embargo, no suele figurar en las páginas de medicina tradicional. De sus semillas se debe de obtener un colorante amarillo que no he llegado a saber su composición química, ni sus aplicaciones. Sí hay, sin embargo, constancia de investigaciones que han llegado a determinar algunos de sus componentes orgánicos y así se ha conocido que tiene principios amargos o propiedades analgésicas (ver pg. 11).



Puestos a ver semillas diminutas como las de la blackstonia, no estará de más hojear el libro de Kesseler y Stuppy: SEMILLAS.