AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

martes, 22 de enero de 2013

DAPHNE LAUREOLA

No es un laurel  y  tiene algo de ninfa venenosa

Daphne laureola

Las matas de laureolas florecen en invierno y esto me anima a salir de casa, a pesar del frío, a buscarlas por los pinares del pueblo. Las guías de plantas sitúan estas matas de hojas lustrosas y perennes en bosques de árboles de hoja caduca. Pero, en algún pinar, que se plantó sin abancalar la ladera y sin aniquilar la flora anterior, los pinos conviven con quejigos, mostajos, guillomos y laureolas.
También las he visto por Leache, en los Cerros Viejos.


Daphne laureola


Dafne, la ninfa que pidió convertirse en laurel antes que ser violada por Apolo, da nombre a esta planta. Es sabido que se laureaba en la antigüedad con una laureola a poetas y triunfadores. El parecido de las hojas y las flores con las de laurel llevó a considerarla una especie semejante, aunque con propiedades bien distintas por ser venenosa. 

Daphne laureola




La laureola, lejos de tener usos culinarios, se ha empleado con precaución en farmacopea como purgante, teniendo en cuenta la toxicidad de sus componentes. Pero no son tóxicos para las aves, que se alimentan de sus bayas, y esto le sirve a la planta para difundir sus semillas. Uno de esos componentes tóxicos es la dafnina, que es un colorante que se emplea para teñir la lana de color amarillo. Por cierto, tengo un jersey amarillo.

lunes, 7 de enero de 2013

BUXUS SEMPERVIRENS

Los explosivos que reparten semillas

Buxus sempervirens
Buxus sempervirens

Ya es enero y empiezo a ver floridos los bojes (buxus) que crecen en cualquier parte del pueblo: mirando al norte entre los pinos del Castellón o mirando al sur en las laderas de la sierra. Aquí les basta una rendija para brotar en las fisuras de las calizas. Así, los bojes con sus hojas tersas y perennes (sempervirens) colorerán de verde las pedrizas, mientras no se los coma la cantera.


Buxus sempervirens


No se aprecian en los bojes flores llamativas, porque no tienen pétalos; pero destacan entre las hojas los estambres con el polen amarillo. Sucede que tienen dos tipos de flores, unas que sólo tienen estambres y rodean a otras que sólo tienen pistilos, y todo esto en el espacio reducido de las axilas de la hojas. Quizá sea para dificultar la afición del fotógrafo, aunque haya quien diga que es para facilitar la fecundación.


Buxus sempervirens







En el patio he puesto un seto de boj, siguiendo un uso griego y romano y documentada por Alberto Magno en el S.XIII, nada menos. Intenté reproducirlas plantando brotes, pero no me dio resultado. Luego opté por lo más seguro para conseguir plantas: recoger y sembrar las semillas negras que aparecen por el suelo en gran cantidad y brotan con profusión y seguridad. 



Buxus sempervirens








Cuando las cápsulas con tres puntitas están maduras explotan con un chasquido y expanden las semillas a distancia, dejando entonces el enlosado oscuro por unos días.




Buxus sempervirens




Los bojes han tenido muchos usos, e incluso aplicaciones mágicas para quitar verrugas
Mi vecino Emilio tallaba cucharas y tenedores con troncos de boj. Guardo los que me regaló, que nos sirven para labores culinarias y para recordar los ratos de charla a la fresca en el verano ante la puerta de su casa. 


Buxus sempervirens