AVISO

Las palabras en cursiva son enlaces a páginas que amplían la información y a las que se accede con un click.

sábado, 28 de abril de 2012

NARCISSUS ASSOANUS

La suave fragancia de los pequeños narcisos silvestres


Narcissus assoanus 
Al llegar la primavera, estos pequeños narcisos amarillos florecen en los carasoles, faitíos y pedregales o por los senderos de la sierra. Entonces ofrecen sus colores brillantes y suaves olores a los paseantes.

Narcissus assoanus en un pedregal
Narcissus assoanus entre tomillos


Narcissus assoanus: la corona de los dioses del infierno












La discreta fragancia de estos narcisos nos lleva a la ensoñación de los buenos perfumes
 Pero, son sus bulbos los que nos conducirán al sueño profundo de los narcóticos. El nombre (nárkissos) alude a su cualidad narcotizante, conocida desde la antigüedad.
 El filósofo griego Sócrates la consideró "la corona de los dioses del infierno". 

 En Francia fue un remedio antiespasmódico, para los árabes era un afrodisíaco o con su aceite se trataba la calvicie.
 Actualmente se estudian sus efectos para combatir el Alzheimer.


Narcissus assoanus






El nombre de la especie, assoanus, se escogió para honrar a Ignacio Jordán De Asso (1742-1814).  Este ilustrado aragonés fue uno de los primeros científicos en seguir el sistema de  nomenclatura y clasificación binomial de plantas propuesto en 1753 por el sueco Carl Nilsson Linaeus, al aplicarlo a la flora aragonesa.


martes, 3 de abril de 2012

HELIANTHEMUM APENNINUM

Las arrugas y las sombras de una mata de secano 


Helianthemum apenninum





La arruga es bella llegó a pensar Adolfo Domínguez, quizá, al ver los pétalos blancos de las flores de esta mata.
Helianthemum apenninum

Mata de los Apenininos italianos y de cualquier espuenda o carasol del pueblo.

Helianthemum apenninum
Mata de Helianthemum apenninum